Los egipcios no se vestían gran cosa, eso es verdad. Pero hay que comprenderlos, el calor......y desde luego, tenían muy pocas ganas de coser. Más que vestirse se "enrollaban" en una tela. Bueno, estoy hablando de las clases populares. Los faraones iban más complicados. Pero vayamos por partes, y vistamos a un egipcio y a una egipcia de andar por casa..

Empecemos por la "lencería" por llamarlo de alguna manera, ya que la ropa interior era ciertamente básica. Hombres y mujeres utilizaban una especie de pico-pañal de forma triangular. Metían el pico del triángulo de atrás hacia delante entre las piernas. Los otros dos picos venían por las caderas, y se ataba todo junto en la pare delantera. A pesar de ser tan poco sugerente, esta prenda se utilizó a lo largo de toda la historia. Esto es lo que yo llamo una moda duradera: 3.000 años.

Después nuestro egipcio pobre se pondría una especie de minifalda atada en el ombligo, apenas cubriéndole las vergüenzas. Y ya estaba listo.

Ellas, en cambio, eran más reacias a la minifalda, y usaban faldas casi tobilleras arrolladas al cuerpo. Esto no era por vergüenza, ya que como contrapartida a ese recato de ocultar las pantorrillas, NO llevaban nada para cubrir el pecho. Y esto sucedió mucho antes del top-less playero. A lo sumo unos tirantes anchos, que suponemos no permanecían mucho tiempo en su sitio, especialmente cuando desarrollaban trabajos físicos.

El material de estos vestidos era siempre el lino, del cual había varias calidades. El lino real era el más blanco y transparente. La lana no llegó a Egipto hasta época muy tardía. Lo cierto es que tampoco les hacía ninguna falta, al menos en el sur.

Pero seguramente, lo que más llama la atención al ver pinturas o esculturas egipcias son esos vestidos tan fastuosos que lucían faraones, reinas, dioses y diosas. Pues bien, os diré que la moda fue variando según la época. Y en épocas antiguas los vestidos de ellos eran el simple faldellín (la minifalda) y si era personaje de la nobleza una especie de túnica. Ellas, las ricas, llevaban unos vestidos como una funda, ajustados al cuerpo y con unos tirantes. En los enterramientos se han encontrado estos tirantes sueltos. Es decir que no los cosían (¡qué alergia a la aguja!)

Según avanzó el tiempo, los vestidos se fueron complicando, hasta estar estampados, bordados, con bandas doradas para la cintura, capas plisadas, sugerentes transparencias, etc.

Las sirvientas (que no esclavas) eran también un objeto de decoración de la casa en la que servían. Y solían llevar apenas un cinturón ancho, y algún collar. O bien vestidos-red. Estos estaban hechos como una red, pero de canutillos de pasta de vidrio. Unas rosetas de bronce "tapaban" la parte más comprometida del pecho femenino. A veces estos vestidos llevaban unos flecos terminados en conchas marinas con piedrecitas dentro. El tintineo que producían al andar parece ser que les resultaba muy erótico.

Las diosas llevaban vestidos de colores, siempre ajustadísimos. Y se adornaban con anchísimos collares, a los que llamamos pectorales.

Luego tenemos a las bailarinas que utilizaban algo parecido a un sujetador. Ellas llevaban falda cortita, y arrollaban unas bandas por el torso con complicados entrecruzados, que se cree que tenían la función de sujetar el pecho mientras bailaban. También llevaban largas trenzas con unas bolas en el extremo, que hacían girar al ritmo de la música.

Los sacerdotes se ponían pieles de felino para realizar los ritos funerarios, y los visires (alcaldes, gobernadores de provincias, etc.) llevaban unas pesadísimas vestiduras.

Todos ellos, campesinos, sacerdotes, sirvientas, bailarinas, cerveceras, tejedores, etc. Iban descalzos. Los miembros de la corte también iban descalzos, pero llevaban tras ellos al "portador de las sandalias" que solo se calzaban para entrar en las casas o templos. Es decir, el calzado era casi ritual, y llevar los pies al aire era lo que primaba.

Si queréis profundizar sobre todo esto, podéis pedírmelo, y os largaré un rollo que no olvidaréis fácilmente.